Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
La radiofrecuencia es un tratamiento
para la flacidez y la celulitis.
Los tratamientos de radiofrecuencia
se potencian con técnicas asociadas.
El tratamiento con radiofrecuencia
mejora la flacidez corporal y facial.
La radiofrecuencia médica
ofrece mejores resultados.
El médico de IML
le informará del mejor tratamiento.
  

CelulitisQué es la celulitis y diferencias entre hombres y mujeres

Qué es la celulitis

Ópticamente, la celulitis se caracteriza por la aparición de piel de naranja, su presencia es más frecuente en los glúteos y en las caras externa y posterior de muslos. A medida que el tiempo pasa y la edad avanza va implantándose igualmente en cara interna de muslos y brazos.

Celulitis en el abdomen

Solicitar Consulta Gratuita

La realidad es que puede aparecer en cualquier zona del cuerpo donde haya tejido adiposo hipodérmico y por ello puede aparecer en estómago, parte baja del abdomen, espalda y cintura. (Avram)1.

La celulitis como problema estético de la mujer

La celulitis como tal no se considera una enfermedad, pero realmente es un problema estético que afecta al 90% de las mujeres, por eso tiene tanta importancia dentro de los tratamientos médico-estéticos femeninos.

La presencia de celulitis está estrechamente relacionada por el carácter estrogénico en la mujer post-puberal, ya que no es frecuente que aparezca en hombres salvo que sufran alguna alteración hormonal con déficit de andrógenos (tratamientos de cáncer de próstata con derivados estrogénicos, síndromes post-castración o hipogonadismos).

Celulitis en piernas

Dentro del universo femenino, es más frecuente su aparición en las mujeres caucásicas que en la asiáticas.

Causas de la aparición de la celulitis

Es difícil asociar la aparición de la celulitis a una causa única, hoy día se acepta que la celulitis se implanta debido a la presencia de varios factores concomitantes fundamentales que son:

  • La diferente estructura cutánea definida por influencia sexual.
  • La alteración de los septum de tejido conjuntivo que se encuentran intercalados en el tejido celular subcutáneo entre los lóbulos de grasa y que se anclan a fascia muscular y dermis.
  • La afectación a nivel local de la microvascularización.
  • La presencia de fenómenos inflamatorios.

Por ello, hoy en día la celulitis se define en función de los mecanismos que rigen su fisiopatología como dermopaniculopatía deformante, adiposis edematosa y lipodistrofia gynoide. Y su tratamiento se basa en la prevención de los factores agravantes y la utilización de los tratamientos mecánicos, farmacológicos, el láser y la radiofrecuencia.

¿Le llamamos? »

Características de la celulitis: Diferencias entre hombres y mujeres

Un estudio de ultrasonidos de alta precisión ha comprobado que la dermis de piel afecta de celulitis se caracteriza por mostrar zonas de tejidos blancos con poca densidad ecográfica entre áreas de tejido ecográficamente más denso.

La estructura fibrosa de los septum interlobulillares que compartimentan el tejido celular subcutáneo en la mujer se muestra como una estructura fundamentalmente perpendicular a la superficie de la piel, esto facilita que los lobulillos de grasa situados entre cada septum tengan la opción de proyectarse hacia la superficie cutánea sin otro mecanismo de contención que la superficie dérmica.

Celulitis: tejido fibroso de la mujer y el hombre

Celulitis: tejido fibroso de la mujer y el hombre

Fuente: http://anushkaonline.com/skinny_celllulite.asp3

Esta protusión de los lobulillos de grasa no ocurre en el varón, ya que la disposición de sus tractos de tejido fibroso conjuntivo a nivel hipodérmico es en forma de malla o red y por lo tanto esta estructura controla con mayor eficacia la presión de los lóbulos de grasa hacia la superficie cutánea y así la unión dermo-epidérmica se muestra más suave y homogénea. (Nürberg and Müller)2

Por otra parte, otros autores como Pierard4 no encuentran correlación clínica entre la aparición de estas herniaciones de los lóbulos de tejido graso contra la unión dermo-epidérmica y la aparición de celulitis óptimamente visible. Y relacionan la aparición de la celulitis óptimamente visible con un elongamiento vertical de las fibras conjuntivas con debilitamiento y alargamiento de las mismas y la aparición de la protusión de la grasa.

Curri5 y 6 y Ross - Vergnanini7 encuentran que existe una alteración de la circulación capilar (sobre todo a nivel del esfínter precapilar arteriolar) por efecto del depósito aumentado de glycosaminoglicanos polimerizados (GAGs) en la matriz extracelular, en el medio externo que rodea capilares y las fibras elásticas y colágenas. Los glicosaminoglicanos son hidrófilos y producen una captación de agua en el medio intersticial con agravación del edema.

El aumento del edema favorece la vasocompresión de la microcirculación y la aparición de vasos ectásicos con minoración del retorno venoso y aparición de hipoxia tisular. El análisis del líquido intersticial muestra un aumento de la concentración de las proteínas y la presión intersticial aumenta de 75-91 mmHg que es la presión habitual a 150-200mm Hg. (Ross-Vergnanini y Smith)8.

Diferencias entre tejido sano y tejido con celulitis

Diferencias entre tejido sano y tejido con celulitis

Fuente: http://www.spa-medical.com

El aprisionamiento del espacio perivascular conduce a un incremento de la presión a nivel del esfínter precapilar que conduce a un aumento de la permeabilidad de la estructura capilar y venular y por ello se produce retención de líquidos en el espacio extracelular a nivel dérmico e hipodérmico (entre los lobulillos y los septos conjuntivos).

Recientemente, a través de medidas de resonancia magnética no se ha objetivado un aumento del agua intersticial en el tejido afecto de celulitis que sugieren otros autores, excepto si dicho agua pudiera estar localizado en los septos conjuntivos. (Querlleux)9.

Otro factor que influye es la presencia de lipogénesis probablemente activada bajo influjo de las hormonas femeninas (estrógenos, prolactina) así como una dieta demasiado rica en hidratos de carbono. Esto junto con la lipólisis por hipoxia produce hipertrofia de los adipositos. Los adipositos se tornan más grandes y numerosos, adipositos hipertróficos e hiperplásicos y están rodeados de un tejido fibroso septal mucho más grueso y rígido.

Todo ello en un medio caracterizado por la hipoxia y congestión vascular y edema, que afectan al tejido adiposo más superficial y finalmente a la base de la dermis, tornándose la celulitis en óptimamente visible.

Otros autores como Kligman10 consideran muy importantes los fenómenos inflamatorios de carácter crónico, ya que se han hallado macrófagos y linfocitos en las biopsias de los septos de la piel con celulitis.

Solicitar consulta gratuita las condiciones. Cargando consulta

(1) (Avram). Celullite: a review of its physiology and treatment
Mathew M. Avram J Cosmet. Laser Ther, 2004; 6:181-185

(2) (Nürberg and Müller). So-called cellutite, an invented desease.
J. Dermatol. Surg Oncol. 1978;4: 221-229

(3) Fuente: Journal of Cosmetic Laser Surgery - Cellulite: A Review of Its Physiology and Treatment
Mathew M. Avram, MD. 6:181-1859, 2004

(4) Pierard, Celullite from standing fat herniation to hypodermal stretch marks.
Am J. Dermatopathol. 2000;22:34-37

(5) Curry SB, Ryan TJ. Panniculopathy and fibrosclerosis of the femanle breast and thigh.
In: Ryan TJ, Curri Sb, eds Cutaneos adipose tissue. Philadelphia: Lippincott, 1989: 107-119

(6) Curri SB Las paniculopatías de estasis venosa: diagnóstico clínico e instrumental.
Hausmann, Barcelona, 1991.

(7) Celullite a review
Ross Vergnanini Ana Beatriz R. Ross. André Luiz Vergnanini. JEADV (2000) 14.251

(8) Smith WP. Cellulite Treatments: snake oils or skin science.
Cosm Toil 1995; 1(10): 61-70.(30)

(9) Skin Research Technology Anatomy and physilogy of subcutáneos adipose tissue by in vivo magnetic resonante imaging and spectroscopy: Relationships with sex and presence of celulitis.
Querleux, C Cornillon, O . Joliven an dJ. Bittoun. B 2002:8:118-124

(10) Kligman AM. Cellulite:facts and fiction.
J.Geriatr.Dermatol. 1997; 5 : 136-9...

Autores: Dr. Javier Moreno Moraga y Dra. Josefina Royo de la Torre.

Para saber más